La operación política de Pino para despedir a 10 mujeres en el Concejo Deliberante

El pasado 7 de septiembre se cumplieron dos meses desde que el presidente del Concejo Deliberante de Ushuaia Juan Carlos Pino dio de baja la totalidad del personal que prestaba servicios con el concejal Javier Branca. En el medio una maniobra de Pino para debilitar a un rival político quedaron 10 mujeres, la mayoría sostenes de familias.

Dos meses lleva la medida implementada por el presidente del Concejo Deliberante para someter a la oposición en el cuerpo deliberativo. 

Apelando a lo más bajo de la política, Pino firmó el pasado 7 de julio la baja de todos los colaboradores del concejal Javier Branca. Lo hizo unas horas antes de hacer uso de su licencia como convencional constituyente municipal. 

El momento de la firma de los decretos de baja no fue casual, Pino sabía que a partir de la entrada en funcionamiento de la Convención Constituyente Municipal, Branca también hacia uso de su licencia como concejal. Es decir que teóricamente Branca debería prescindir de sus asesores en el Concejo debido a que estaba afectado de lleno a la actividad en la Convención Constituyente Municipal. 

Pero la vara de Pino fue distinta respecto de sus colaborares y los de la otra convencional y concejala en uso de licencia: la oficialista Laura Ávila.  

Los dos ediles oficialistas mantuvieron en sus lugares a cada uno de sus asesores pese al inicio de la reforma de la Carta Orgánica Municipal. Es más, ese personal es el que -por estos días- brinda servicio de asesoramiento a los dos (ahora convencionales). 

Del otro lado quedaron las 10 mujeres que prestaban servicios para el concejal Branca que fueron  despedidas por Pino con el argumento de que el bloque De la Ciudad, aún no constituyó su partido político en la Justicia Electoral Provincial. 

Ese escenario -con tanto contraste- demuestra la intencionalidad política del edil que busca someter a la oposición a cualquier precio. 

Detrás de la maniobra de Pino se esconden favores políticos del presidente del Concejo Deliberante con el intendente Walter Vuoto. El edil aspira que así el peronismo de Ushuaia lo proclame como el próximo candidato a Intendente por el Frente de Todos. Eso sí, siempre apelando a lo peor de la política.