GPS Sin Dial
miércoles 18 de mayo de 2022

Hubo un femicidio cada 34 horas durante 2021 en Argentina

El Observatorio de las Violencias de Género reveló que hubo 256 mujeres asesinadas en 2021, causando que 181 niños y niñas pierdan a sus madres durante el último año. Octubre fue el peor mes, con 37 registros. Desde la organización piden intervención urgente del Estado.
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on email

El Observatorio de las Violencias de Género «Ahora Que Sí Nos Ven» publicó el informe de femicidios que ocurrieron en el país durante el 2021. De esta manera, la investigación reveló que entre el 1 de enero y el 30 de diciembre se registraron 256 femicidios en toda la República Argentina

La organización feminista publicó los datos en su cuenta oficial de Twitter en donde dejaron asentado el estudio que llevaron a cabo a partir del análisis de los medios de comunicación, que en 2021 mataron a una mujer cada 34 horas. Además, existieron 182 intentos de femicidios.

Dentro de ese rango, sólo el 16% de las personas realizaron una denuncia previa, es decir, 42 de 256 víctimas. Además, sólo el 9% (24 en total) tenía al menos una medida judicial. «Por inacción o negligencia los actores judiciales no asistieron de forma efectiva a las víctimas. Por eso seguimos exigiendo una reforma judicial transfeminista, con mujeres y LGBTI+ feministas en los puestos de decisión y una real incorporación de la perspectiva de género», afirmaron en redes sociales.

En ese sentido, cada mes registró los siguientes números: 39 femicidios en enero, 17 en febrero, al igual que en marzo, 16 en abril, así como otros 16 en mayo, 17 femicidios en junio, 22 en julio, y 15 en agosto. El último tramo del año contó 17 femicidios en septiembre, 37 en octubre; el número más alto del 2021, 23 en noviembre y 20 en diciembre.

Por otro lado, el Observatorio de las Violencias de Género calculó que en 2021, 1 de cada 10 femicidios fue cometido por las fuerzas de seguridad, entre los que se encuentran un gendarme, cuatro militares y 20 policías. Al respecto, desde «Ahora Que Sí Nos Ven», ampliaron: «Estos hechos no se tratan de casos aislados, sino otro de los tantos en los que la violencia machista se ejerce en el marco de un poder institucional».

Las formas en las que se ejecutaron los femicidios también fueron calculadas en la investigación y determinaron que el 33,6% fueron asesinadas con arma blanca, 25% con armas de fuego, un 19% de las muertes fueron catalogadas como «sin datos/otras», un 15,2% a golpes, y 6,3% del total de mujeres fueron quemadas. 

Vínculo de la víctima con el agresor

Entre el 1 de enero al 30 de diciembre de 2021 -fecha de publicación del informe-, se estimó que el 39,5% de los femicidios fue cometido en manos de las respectivas parejas de las víctimas mujeres, y un 27% fue ejecutado por exparejas. Un 11,3% corresponde a la categoría «Sin datos», e igualando la cifra a familiares que cometieron los femicidios registrados. Un 9,8% corresponde a conocidos de las víctimas, y un 1,2% asciende a desconocidos que asesinaron a las mujeres víctimas.

Respecto a las escenas del crimen, se estimó que el 60% de los femicidios ocurrieron dentro de sus hogares, siendo el mismo lugar donde conviven con sus parejas que ejercieron violencia de género hacia ellas. Como resultado, son 181 niños y niñas perdieron a sus madres en 2021

«Es urgente que el Estado intervenga, que esté cerca de las mujeres y que implemente políticas públicas que promuevan la protección de las mujeres y LGBTI+ y que posibiliten el acceso a la vivienda, a la educación y a un empleo formal que garantice su autonomía económica», emitieron desde el Observatorio de las Violencias de Género. 

Transfemicidios

La organización también contabilizó los transfemicidios, y estimó que fueron 8 los que ocurrieron este último año. En ese sentido, pidieron como necesidad urgente «que el Estado, así como la sociedad y los medios de comunicación realmente consideren que las vidas travestis y trans también importan, que se las incluya en las políticas públicas, en los empleos, en la cultura, en la educación, en los relatos y los imaginarios».