GPS Sin Dial
sábado 2 de julio de 2022

Se viene la aplicación masiva de vacunas contra la covid-19 a adolescentes y niñes

El Gobierno reserva gran cantidad de dosis para la vacunación de esa franja de la población. Lo único que falta es que la Anmat apruebe el uso de la vacuna china para menores, trámite que se espera que ocurra en los próximos días.
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on email


El Ministerio de Salud está reservando una gran cantidad de vacunas Sinopharm porque espera la autorización de la Anmat para aplicarlas a menores de 18, sin enfermedades previas. La vacunación empezará por los de más edad y seguirá con los chicos menores de 12. 

En este momento hay pendientes muy pocas segundas dosis de la vacuna china, ya que todo el que recibió la primera, completó la vacunación aproximadamente dentro del mes. Por lo tanto, la expectativa es que la Anmat concrete la aprobación y se arranque con la vacunación de menores con Sinopharm. No faltan los que especulan que se podría dar ya el próximo fin de semana. 

Mientras tanto, hay Sputnik 2 suficientes para seguir aplicando, en especial con las terminadas en el Laboratorio Richmond. El gobierno bonaerense calcula que en la última semana de septiembre o, a más tardar, en la primera de octubre terminará de completar la vacunación de todos los bonaerenses que recibieron la primera dosis.

Niñez y adolescentes, los próximos a vacunar

El Ministerio de Salud que lidera Carla Vizzotti sigue teniendo como objetivo que la totalidad de la población tenga al menos una dosis. Como es obvio, en la búsqueda de esa meta faltan vacunar los menores de 12 a 17 años, sin enfermedades previas, y los chicos de 3 a 11 años. 

Es público y notorio que casi todos los internados o quienes fallecen son mayores de 50 y, además, no vacunados. Sin embargo, está probado que los chicos contagian y cortarle el camino al virus es una estrategia clave. En el caso del brote de la variante Delta en la escuela porteña ORT, hasta el momento todos los casos son leves y la preocupación se centra en que no contagien a sus padres y abuelos. Un dato fundamental es que casi todos esos padres y abuelos están vacunados, la amplia mayoría con las dos dosis. Pero el brote de la ORT demuestra nuevamente que la vacunación de los menores es un objetivo que no se puede perder de vista.

La Argentina dispone de una gran cantidad de Sinopharm gracias al contrato de provisión de 24 millones de dosis. De ese total, hay una cifra superior a cinco millones en stock y ocho millones por llegar en este mes. 

La decisión del Ministerio de Salud, trasladada este martes al Consejo Federal de Salud, que integran los ministros de todos los distritos, es esperar que la Anmat apruebe la vacuna china para su aplicación en menores -algo que ya se hace en el gigante asiático- y utilizar las Sinopharm como base de la vacunación de adolescentes sin comorbilidades y chicos de 3 a 11 años. Se dice que la Anmat daría el visto bueno en los próximos días.

Sinopharm y también Pfizer

Junto con la Sinopharm, la idea también es usar los 20 millones de dosis compradas a Pfizer. Las cantidades que llegaron hasta ahora son chicas: 100.000 la semana pasada y 160.000 este miércoles. Durante septiembre se completarían 580.000. El problema es que se trata de una cantidad chica que no alcanza para vacunar a los menores, por lo tanto hay dos políticas andando:

  • El Ministerio de Salud de CABA, que encabeza Fernán Quirós, usa las Pfizer que le tocan como segunda dosis de Sputnik o Oxford/AstraZeneca. La estrategia es completar vacunaciones porque la gente está muy ansiosa por completar el esquema. Además, como las cantidades son chicas, no se alcanza a vacunar significativamente a los adolescentes.
  • El Ministerio de Salud bonaerense, a cargo de Nicolás Kreplak, sostiene que tiene suficientes Sputnik 2 y AstraZeneca para seguir vacunando a un ritmo muy intenso y usa las Pfizer para aplicar a adolescentes. Su estrategia es que resulta fundamental darle una primera protección a todos: la segunda dosis es un refuerzo, pero la primera es la decisiva.

Si la aprobación de la Anmat llega antes del fin de semana -algo que no es para nada seguro-, se podría lanzar la vacunación masiva de adolescentes a partir del sábado. En ese caso, se combinarían segundas dosis a los mayores de 18 con la primera dosis a los menores de 18. De lo contrario, se seguirá completando la vacunación de mayores con todas las vacunas disponibles, en especial Sputnik 2, Oxford/AstraZeneca y las pocas pendientes de Sinopharm.