GPS Sin Dial
lunes 8 de agosto de 2022

Una por una, las particularidades de las cuatro variantes más peligrosas

Clasificados recientemente por la OMS, los linajes más preocupantes del virus SARS-CoV-2 son Delta (India), Gamma (Brasil), Beta (Sudáfrica) y Alfa (Reino Unido)

Los virus cambian constantemente, a través de mutaciones. Hoy en día, muchas variantes del virus SARS-CoV-2 que causa la enfermedad por coronavirus 2019, COVID-19, generan preocupación porque contienen cambios en la estructura parecida a púas que tiene la proteína S, es decir, la que el virus usa para unirse a las células e infectarlas.

A finales de mayo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) cambió el sistema para identificarlas, con el fin de no estigmatizar con el nombre geográfico. Así, cada variante recibió por nombre una letra del alfabeto griego.

Maria Van Kerkhove, responsable de coronavirus de la OMS, afirmó que “ningún país debe ser estigmatizado por detectar y notificar variantes”. Dijo que las nuevas etiquetas de las variantes son “sencillas, fáciles de decir y recordar y se basan en el alfabeto griego, un sistema que se eligió tras una amplia consulta y una revisión de varios sistemas posibles”.

Así, la variante notificada por primera vez en Kent, Inglaterra, pasó a llamarse Alfa. En tanto, la variante originaria de Sudáfrica ahora se denomina Beta. La brasileña -conocida como de Manaos- es Gamma y la variante notificada por primera vez en la India es Delta.

Delta, la más peligrosa

En pocas palabras, la variante B.1.617 (Delta, según la clasificación de la OMS) es una transformación del virus SARS-CoV-2, que causa la enfermedad COVID-19. Se detectó por primera vez en la India, en diciembre de 2020. No obstante, se informó de esta variante recién el 24 de marzo, luego de que el Ministerio de Salud de la India dijera que las mutaciones L452R y E484Q no habían sido detectadas antes de diciembre en análisis de muestras.

Días atrás, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reclasificó los tres subtipos conocidos de la variante detectada en India hace ocho meses. Uno solo de esa familia, el B.1.167.2, continúa en la lista de variantes de preocupación internacional por su mayor transmisibilidad y las primeras señales de la necesidad de completar los esquemas de vacunación.

A la vez, en Reino Unido, donde más de la mitad de las “cepas” del SARS-CoV-2 que están circulando en la población son Delta, investigan si esa variante está asociada con una mayor capacidad de causar reinfecciones y de enfermar más gravemente, además de poder evadir el sistema inmunológico, como también lo señala la OMS en su última actualización epidemiológica, de acuerdo con la evidencia científica disponible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.