Vacuna anti Covid: el mito de las segundas dosis

Cómo se instaló el problema de las segundas dosis. Con argumentos disparatados, y contra toda la evidencia internacional, la oposición busca instalar un relato que transforme la agradable sensación de estar más protegidos en la angustia de no estar "completamente" protegidos.

Apenas quedó claro que el plan de vacunación se fortalecía con la llegada de millones de dosis, que podrían alcanzar a toda la población de riesgo en poco tiempo, las usinas mediáticas y los principales dirigentes opositores cambiaron el eje de sus ataques al único camino que puede rescatar al país de la pesadilla de la pandemia. Así surgió el discurso de las segundas dosis. Había que transformar esa agradable sensación de empezar a estar protegidos en la angustia de no estar completamente protegidos.

Las encuestas, sobre todo las encargadas por la oposición, muestran que hay una perceptible correlación entre la cantidad de aplicaciones y los votos. Los apoyos al Gobierno crecen entre la población que ya está inmunizada o que, por lo menos, ve a sus mayores alcanzados por la campaña. Eso explica por qué desde hace un tiempo el relato mediático se concentra en el 5,4% que recibió las dos dosis y no en el 20% alcanzado por la primera.

Pero con eso no alcanza, para los millones ya vacunados hace falta un mensaje de refuerzo: si no te dan la segunda dosis la primera no sirve; peor aún, si no te dan la segunda dosis podés terminar sufriendo más que si no tuvieses la primera.

No importa que semejantes argumentos sean disparatados. Para influenciar a buena parte de la población solo hace falta una cadena nacional de medios y periodistas irresponsables que, contra toda evidencia, repitan las consignas minuto a minuto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *